Manualidades infantiles: Pintando sin manchas

Esta es una actividad muy sencilla y fácil de preparar, ideal para esos días en que no tenemos mucho tiempo, no apetece manchar demasiado o simplemente buscamos nuevas experiencias creativas.

En casa defendemos el derecho de los peques a mancharse ya sea pintando, comiendo, jugando o de cualquier manera imaginable, no solo por que de ello obtienen una gran experiencia sensorial que les enriquece y favorece su desarrollo sino porque además se lo pasan en grande y ¿qué es más gratificante que ver a un niño feliz?

Pero es cierto que, aunque pocos, también los hay a quienes mancharse no les gusta nada y cualquier actividad que conlleve suciedad no les resulta en absoluto apetecible… el modo de pintar que hoy presento es perfecto para esos casos.

Igual de ideal resulta cómo solución cuando los pequeños artistas son bebés o niñ@s de pocos años cuya probabilidad de que se lleven la pintura a la boca es alta, aunque para estos casos también es una genial opción hacer pintura casera NO tóxica y dejar rienda suelta a su inventiva.

Sea como sea, este ejercicio es genial para explorar nuevas formas de creatividad así como de experimentación y su sencillez lo hace excelente para pasar un rato agradable y entretenido sin demasiadas complicaciones ni preparativos.

Así es cómo lo hemos hecho nosotras y esta es nuestra experiencia 🙂

LA ACTIVIDAD

Los materiales que necesitamos son muy pocos y básicos: pintura de tantos colores como queráis utilizar, una cartulina y una bolsa de cierre hermético para congelar. El pincel lo utilizó ella (por ambos extremos) para probar maneras de distribuir la pintura y ver sus efectos.

La preparación es igualmente sencilla: poner un poco de pintura distribuida como queramos por la cartulina, introducir la misma en la bolsa hermética y cerrarla. Así de fácil, manos a la obra.

NUESTRA EXPERIENCIA

He de decir que Noa es muy, muy fan de «guarrear» y mancharse (XD) por lo que creo posible que un poco por eso y también por su edad (18 meses), no comprendiera exactamente qué se suponía que debía hacer con ello, si lo tocaba y no se manchaba ¿qué gracia tenía? Así que tuve que explicarle un poco como funcionaba el experimento 😉

Después de probar con las manos, cogió el pincel y con él sí que estuvo un buen rato entretenida, un poco con la brocha y otro poco con el extremo opuesto, en plan pizarra mágica, orgullosa y sonriendo ante cada nuevo efecto en el dibujo.

 

Cuando ya empezaba a aburrirse del pincel le sugerí que cogiera uno de los coches de su zona de juegos y los pasara por encima a ver que pasaba. La idea le gustó tanto que no trajo uno si no todos y así, un poco despistada de su tarea inicial, acabó creando su propia fusión… arte y juego a partes iguales 😉

 

Después comenzamos un nuevo dibujo para poder probar otras modalidades, así que aparté la mesa y dejamos el lienzo en el suelo. Allí, hizo uso de sus manos y pies (y alguna que otra pelota XD) para crear la nueva composición.

 

Cuando ya se cansó de la actividad, saqué las cartulinas de sus bolsas y lo dejé secar para luego poder plastificarlo y colgar en su cuarto de juegos este bonito recuerdo de una tarde más de juego, nuevas experiencias y cómplices sonrisas.

Pintar sin manchar

2 respuestas a «Manualidades infantiles: Pintando sin manchas»

Responder a Mami Natura Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *