DIY: Puffy Paint (Pintura inflable casera)

Pintura inflable, puffy paint, pintura 3D o pintura con volumen… cada uno la llama de una formaDIY: Puffy paint (pintura inflable casera) pero lo cierto es que, de cualquier modo, todos adoran esta manualidad. Sí, sí… TODOS, pequeños y no tan pequeños 🙂 (Porque reconozco que si la peque no hubiera acabado con todas las provisiones de una sentada, yo misma hubiera pasado un rato entretenida haciendo cualquier dibujo y eso que a mi lo de dibujar…  XD)

Y es que esta pintura casera (puedes ver otra de nuestras recetas de pintura aquí) abre un mundo nuevo de posibilidades y originales formas de arte, no sólo porque las herramientas de dibujo nada tienen que ver con pinceles sino porque además los resultados suelen ser super singulares y divertidos, un placer para la vista pero también para el tacto… ¿qué más se puede pedir?

Pues la receta, ¿no? Tienes razón, ahí va 😛

Necesitaremos:

  • Tantos vasos como colores queramos crear
  • Tantos dosificadores como colores queramos crear
  • Pintura acrílica de colores
  • Cola blanca
  • Maicena
  • Espuma de afeitar
  • Algo para mezclar
  • Cartulina

Paso 1: Llenamos la mitad de los vasos con cola blanca

Paso 2: Llenamos la otra mitad con espuma de afeitar y mezclamos

Paso 3: Ponemos una cucharadita de maicena a cada vaso y mezclamos

DIY: Puffy paint (pintura inflable casera)

Paso 4: Añadimos la pintura que queramos a cada uno de los vasos y mezclamos

Paso 5: Repartimos las pinturas en distintos dosificadores

DIY: Puffy paint (pintura inflable casera)

Paso 6: ¡¡A pintar!!

Confieso que el momento de la preparación ha sido algo más estresante que divertido, porque a sus 21 meses, la peque está en modo «high battery» y parece que le han dado a la velocidad x2 y claro, hago lo que puedo pero me gana xD

Sin embargo una vez todo listo ha mostrado rápidamente interés por la actividad. Así, durante un ratito ha «dibujado» (entre comillas, porque lo que ha hecho ha sido ir vaciando los botes uno sobre otro, alternando eso sí, pero sin mucho más miramiento XD) relajada, concentrada en los chorros que caían y manipulando con mucha gracia los dosificadores.

Conclusión: Un ejercicio divertido y entretenido para todas las edades, ideal para pasar un tiempo agradable en familia. Si no lo has hecho ya, te animo, porque es muy fácil y merece mucho la pena, ya me lo dirás 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *