Mandalas: Estimulación y entretenimiento para tus hij@s

Colorear o dibujar mandalas es un entretenido ejercicio apto para todas las edades y de la que tanto pequeños como adultos sacarán provecho sin lugar a dudas, pero antes de hablar sobre sus muchos beneficios y aplicaciones conviene contextualizar y comenzar por el concepto básico del mandala.

¿Qué es?

Mandala significa literalmente «Círculo perfecto» en sánscrito (lengua clásica de la India). Se caracteriza por formarse a partir de figuras y geometría concéntrica cuya simetría simboliza un mundo ordenado y cuya equilibrada estructura transmite la idea de perfección.

Además, en el mundo oriental, concretamente bajo el budismo e hinduismo, se consideran un símbolo espiritual y elemento de meditación que les ayuda a concentrar la energía en un solo punto.

¿Por qué integrarlos en la actividad infantil?

A la mayoría de niños y niñas les encantan los libros «pinta y colorea», este hecho en sí ya constituye una buena razón por la que probablemente tu hijo/a muestre interés si le propones dibujar o colorear un mandala.

Pero dejando a un lado la distracción, esta actividad le aportará mucho más que diversión, dado que llevarla a cabo requiere de su concentración y resulta un excelente ejercicio a nivel cognitivo y emocional.

Focalizarse hacia un estímulo (en este caso el mandala) consigue dejar de lado muchos de los pensamientos del día a día para centrarse, lo cual conlleva a calmar el interior, reflexionar y disfrutar de un tiempo de tranquilidad. Pero los beneficios del trabajo con mandalas no acaban aquí:

  • Promueven el bienestar de quién realiza la actividad
  • Fomentan la atención y concentración
  • Favorecen la paciencia y la constancia
  • Desarrollan la psicomotricidad fina
  • Potencian la creatividad y la imaginación
  • Reducen el estrés y la ansiedad
  • Estimulan la autoestima y el sentido estético
  • Permiten trabajar conceptos geométricos y vocabulario (colores, tamaños, emociones…)

Por todo ello y porque además suele emplearse como entrenamiento de atención, concentración y como técnica de relación, su uso se recomienda para tratar niños y niñas (o adultos) con TDAH (trastorno déficit de atención e hiperactividad).

De igual manera está indicado como medio de autoterapia para el niño/a, enfocado a la superación de situaciones emocionales negativas como pueden ser las experiencias traumáticas vividas, los acosos escolares, la ansiedad o las fobias, entre muchas otras posibilidades.

¿Donde conseguir mandalas para colorear?

Puedes dibujar tu propio mandala o  comprar uno de los libros especializados en mandalas para colorear que se comercializan. Sin embargo, la opción que más recurrente y dinámica me parece es la de buscar  y descargar tantos cómo quieras haciendo una búsqueda en (san) google imágenes.

De todas formas, aquí te dejo una pequeña selección que hice para casa por si pudiera serte útil 😉

Los colores nos hablan de sus emociones

Sumemos a todo lo anterior, el hecho de que los colores que se emplean al pintar mandalas pueden ayudarnos a descifrar el estado de ánimo y emociones del momento de la persona que colorea. Este enfoque cromático puede inspirar posteriormente conversaciones acerca de sus pensamientos y sentimientos. A continuación una orientación sobre el significado de las tonalidades empleadas:

Blancos: Nada, pureza, iluminación, perfección

Negros: Muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia

Grises: Neutralidad, sabiduría, renovación

Rojos: Masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión

Azules: Tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría

Amarillos: Sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad

Naranjas: Energía, dinamismo, ambición, ternura, valor

Rosas: Aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo

Morados: Amor al prójimo, idealismo, sabiduría

Verdes: Naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza

Violetas: Música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración

Dorados: Sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad

Plateados: Capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar

Desde luego es una fructífera e interesante actividad a tener en cuenta tanto en las aulas como en el hogar, ¿verdad? Parece además un fantástico ejercicio para realizar en familia. Si añadimos un agradable y relajante hilo musical de fondo realmente reinará en casa un ambiente calmado, tranquilizador y sumamente placentero… eso sí que parece un buen plan, ¿No crees?

 

Una respuesta a «Mandalas: Estimulación y entretenimiento para tus hij@s»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *