30 camas para soñar

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener una cabaña, una casa en el árbol, un refugio en el jardín…?

Recuerdo nítidamente cientos de fines de semana con mi prima en casa de nuestros abuelos: cogíamos dos sillas, unas pinzas de la ropa, una sábana y ya teníamos nuestra cabaña montada (y los yayos una casa desmontada jeje), era casi algo imprescindible, una parte de nosotras.

Recuerdo también tardes con amigos en la montaña cuyo único objetivo era buscar el lugar y el material perfectos para crear  ese refugio ideal donde reunirnos cada vez que nos encontrábamos.

Es posible que tu mismo/a recuerdes haber vivido situaciones similares y, si tus hijos/as ya tienen cierta edad, probablemente has notado cómo se iluminan sus ojos ante una casita en la que resguardarse, jugar e inventar nuevas aventuras.

¿Alguna vez te has preguntado el por qué? Bien… yo no tengo una respuesta precisa pero estoy segura que una parte del motivo es que son espacios íntimos dónde se sienten resguardados, acogidos y protegidos, en definitiva sitios que les hacen sentir bien.

Si a eso le sumas la sensación de ser los dueños de un ambiente en el que ellos deciden e imaginan lo que quieren, dentro de un mundo en el que suelen mandar los mayores, probablemente se convierta en el plan perfecto de cualquier niño o niña.

Todavía suena mejor si esa casita es el refugio de todas sus noches, ¿verdad? si, verdad también que por cuestiones económicas o de espacio, la mayoría no podemos permitirnos el capricho para nuestros peques, por mucho que nos entusiasme la idea…

Pero ¡oye! Los sueños son gratis, así que hoy te traigo 30 camas en cabañas: rústicas, modernas, divertidas, con encanto… 30 camas para soñar.

Y tu, ¿con cuál te quedas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *