Gelatina de colores: un juego sensorial

Hace unos días estuvimos jugando y trabajando los sentidos con la peque, esta vez a través de lo que podríamos bautizar al estilo moderno, por ejemplo como…¡SMASH JELLO! Vamos, lo que viene siendo estrujar, aplastar y exprimir hasta la última gota unas divertidas gelatinas de colores.

Con esta actividad pueden trabajarse todos los sentidos: la vista por sus formas y colores, elMOLDES gusto y el olfato si utilizas gelatinas de sabores, el tacto al espachurrarlas y el oído si escuchamos como suenan al chafarse o dejarlas caer.

Si prefieres evitar que la coma, por ejemplo por el exceso de azúcar, puedes hacerlas con gelatina neutra y colorantes alimentarios, de esa manera, aunque no centremos la atención en los sabores, si llegara a llevárselo a la boca no habría mayor problema.

En nuestro caso hicimos mezcla de sabores y neutra de colores para experimentar con todos los sentidos, pero he de decir que a Noa no se le ocurrió en ningún momento probarla, así que por esta vez dejó de lado el sentido del gusto y se centró en lo que realmente es experta… ¡el guarreo! jejeje

LO QUE UTILIZAMOS

  • Moldes para hielo en forma de esfera
  • Platos y bols de distintos tamaños
  • Preparado para hacer gelatinas de sabor (limón y fresa)
  • Hojas de gelatina neutra
  • Colorantes de repostería
  • Una jeringuilla para rellenar los moldes esféricos
  • Una bandeja para presentarlas

CÓMO LAS PREPARAMOS

La gelatina de sabores no tiene misterio, simplemente debes prepararla como indica las instrucciones del paquete y posteriormente repartirlo en los moldes que quieras emplear.

En cuanto a la gelatina neutra en hojas, en nuestro caso eran de origen animal pero también puedes encontrarlas de origen vegetal (agar-agar). De igual forma que la de sabores deberás prepararla siguiendo los pasos que indique el fabricante y una vez lista, repartirla en tantos vasos como colores quieras hacer.

Con el colorante de repostería tintamos cada VASOS COLORESvaso de un color y con ayuda de una jeringuilla rellenamos los moldes esféricos y otros platos para dar distintas formas.

Una vez todo listo, lo dejamos cuajar en la nevera y una vez preparadas las metimos un rato en el congelador para poder desmoldarlas sin romperlas. Cuando estén desmoldadas simplemente hace falta esperar un ratito a que se descongelen para poder ponerlas en un cubo o bandeja apta para comenzar el experimento.

EXPERIMENTANDO

¡Vale, ya está todo listo! Esto no tiene pinta de ser muy limpio así que antes de todo, buscamos la ropa más gastada que tiene la peque (todo lo gastada que puede estar la ropa de una peque de 14 meses… jejeje) y ahora sí… ¡a despertar los sentidos!

A continuación un pequeño reportaje de lo bien que se lo pasó ella con este ejercicio, algo que ya veíamos venir sabiendo lo que Noa disfruta siempre experimentando, marraneando y descubriendo texturas 🙂

Y a ti, ¿que te parece esta actividad sensorial? ¿Crees que a tu peque también puede gustarle?

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

Una respuesta a «Gelatina de colores: un juego sensorial»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *