Espaguetis Arcoíris: Diversión y creatividad

Desde el nacimiento, e incluso antes, los pequeños adquieren gran parte de su conocimiento a través de los sentidos. El mundo que les rodea les ofrece infinitas sensaciones y es gracias a cada nueva experiencia sensorial que perciben en su continua exploración que su cerebro absorbe el ambiente y se consolidan importantes aprendizajes.

Es por esto que la estimulación sensorial no sólo adquiere una gran importancia para el desarrollo de los pequeños sino que además resulta el modo más natural de alcanzar nuevos conocimientos y habilidades. No es casualidad que uno de los principios fundamentales de la filosofía Montessori sea el trabajo a través de los sentidos, un medio para llegar a los conceptos de forma concreta y no abstracta ideal para trabajar también el razonamiento, la atención y la resolución de problemas, entre otros.

El entorno y la vida diaria en si misma ya proporciona multitud de experiencias sensoriales, un claro ejemplo es la hora de la comida, en que se unen prácticamente los 5 sentidos, sobretodo si el bebé tiene la oportunidad de explorar, como es el caso de los que practican Baby Led Weaning. No obstante, resulta igualmente interesante ofrecer nuevas actividades sensoriales adaptadas a cada etapa no sólo para favorecer el aprendizaje sino porque además de ellas resultan grandes momentos de diversión.

Existen infinidad de opciones y seguro que dando una vuelta por google o alguna red social encuentras ideas muy interesantes, sin ir más lejos en el apartado «Actividades con niños» puedes encontrar varias, como la plastilina casera, la gelatina de colores y las botellas sensoriales, entre otras.

Hoy traigo una experiencia de la que ya teníamos ganas: los espaguetis multicolor. Una actividad muy sencilla de preparar con materiales de estar por casa que planifiqué con la finalidad de trabajar los colores, la motricidad fina y las sensaciones al tacto, entre otros, y de la que de repente surgieron nuevas ideas que resultaron además de divertidas una exploración total de la creatividad.

En primer lugar te diré cómo elaborar estos espaguetis tan divertidos y a continuación las 4 actividades que se nos han ocurrido con ellos (de momento XD)

Cocinando espaguetis de colores

Conseguir espaguetis arcoíris es muy simple: Basta con cocer la pasta de la manera habitual y una vez escurrida dividirla en tantas partes cómo colores quieras.

Para darles color yo he usado colorante alimentario en pasta, que he mezclado directamente con los espaguetis para conseguir un color más intenso. Además he añadido también un chorrito de aceite para evitar que se queden pegajosos y poder trabajar con ellos de una manera más fluida y cómoda 🙂

Cabe decir, por si te surge la duda, que una vez teñidos no manchan, así que son ideales para trabajar en cualquier lugar sin miedo a los desastres 😉

Actividad 1: Una comida divertida

Estamos trabajando con alimentos así que la primera aplicación resulta evidente: comérselos. Un plato de espaguetis multicolor siempre será una divertida sorpresa para los peques (y para los mayores, ¿o no? XD). Otra idea es utilizar la técnica para teñirlos de un sólo color y hacer días temáticos, por ejemplo el día AZUL, en que todo estará relacionado con ese color: la ropa, los dibujos para colorear, la comida e incluso el agua de la bañera 🙂

Actividad 2: Manipulación y experiencia sensorial

Este es el origen, la principal actividad que teníamos planeada para compartir con Nil y Ambra, dos amiguitos de Noa. Metimos los espaguetis en una pequeña piscina hinchable y les dejamos explorar a sus anchas, unos se centraban en identificar colores, otros en cambiarlos de lugar, hacer guerras o revolcarse en ellos y Noa, además se dedicó a realizar todas las tareas mientras se servía coloridos tentempiés XD

Como ves, una experiencia multisensorial y divertida a partes iguales 🙂

Actividad 3: Creatividad en la mesa de luz

La mesa de luz resulta un complemento perfecto para actividades sensoriales y esta vez no iba a ser menos. La idea era explorar a través del tacto y apoyar la experiencia observando los colores realzados por la luz de fondo pero de repente surgió la creatividad y es que resulta que los espaguetis son unos aliados perfectos para formar letras, números, formas e incluso dibujos más elaborados.

En mi defensa diré que soy nefasta para todo lo que son manualidades así que no tengáis en cuenta la simpleza de mis creaciones porque estoy segura de que en buenas manos se pueden hacer auténticas maravillas XD

Actividad 4: Espaguetis con mucho arte

Por último, se me ocurrió combinar los últimos espaguetis que nos quedaban con pintura para ver qué surgía. No tenía pintura en casa así que preparé unas pinturas caseras que resultaron ser un acierto en esta actividad, ya que aunque Noa no suele intentar comerse la pintura asoció los espaguetis a la posibilidad de llevárselos a la boca así que fue una suerte que la actividad en su totalidad estuviera compuesta a base de alimentos. El resultado, por cierto, fue un interesantísimo arte abstracto 😉

Como ves, una actividad tan sencilla y básica como parecía la de explorar unos simples espaguetis de colores finalmente se ha ido desplegando como no esperábamos en distintos y divertidos momentos en familia. Si se te ocurren nuevas aplicaciones estaremos encantadas de escucharlas, porque ya esperamos con ganas la próxima aventura entre espaguetis arcoíris 😉

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *