DIY: Plastilina casera (y sus beneficios)

Desde los más pequeños a los mayores, jugar (trabajar) con plastilina suele ser una actividad bien acogida, una actividad bastante común en la infancia y sin embargo a veces infravalorada en cuanto a los muchos beneficios que comporta su uso incluso en los primeros años cuando tan solo se limitan a chafar, tirar y mezclar las masas.

«Los niños nunca van a tener miedo de dañar un pedazo de plastilina, eso permite que se acerquen a este material con total confianza y libertad. Al hacerlo pueden experimentar como quieran y arriesgarse a hacer lo que su imaginación les indique»

LUZ BETTY TORRES (El mundo de la plastilina)

Trabajar con plastilina facilita los procesos de aprendizaje de los peques ya que desarrolla su sistema propioceptivo, que es el que les permite interiorizar y expresar la información que recogen a través de su cuerpo. Además, favorece el desarrollo de la motricidad fina, la coordinación mano-ojo y aumenta el tono muscular, algo que fomenta las habilidades de escritura, entre otras destrezas.

Otras cualidades que se ven mejoradas con la actividad, además del indiscutible trabajo de creatividad e imaginación que comporta el materializar los pensamientos, es la mejora de relaciones sociales que se obtiene al realizarla en grupos o en familia ya que fomenta el trabajo, la resolución de problemas, la ayuda, la planificación y la cooperación en equipo.

Podríamos calificar la actividad incluso como terapéutica, ya que ayuda a liberar energía extra y aliviar tensiones consiguiendo un efecto calmante que además mejora el enfoque y la concentración (Te recomiendo también esta otra actividad con peques si lo que buscas es trabajar su concentración y relajación).

A todo ello hay que sumar el evidente factor sensorial que aporta a los más pequeños de la casa el trabajo con estas masas de texturas suaves y colores variados.

Y teniendo en cuenta que en las primeras etapas a menudo quieren comenzar la exploración a partir del sentido del gusto (vamos, que todo se lo llevan a la boca XD) resulta muy útil contar con una casera para así asegurarnos la NO TOXICIDAD del material.

Confieso que la primera prueba no me salió tan bien como esperaba, pero no ha hecho falta una tercera porque esta vez si ha salido perfecto (yuhuuu) y por eso he apuntado todas las medidas con exactitud para poder garantizar tu éxito al primer intento si te animas 😉

Necesitaremos

  • 400 gramos de harina (yo he utilizado harina de fuerza por que es la que tenía, pero imagino que con la normal saldrá igual)
  • 330 gramos de sal
  • 300 ml de agua
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • 1 cucharada sopera de vinagre
  • Colorantes de repostería

Paso 1: Añadimos los ingredientes (excepto los colorantes)

Paso 2: Mezclamos y amasamos

Mezclamos para integrar todos los ingredientes y en una superficie enharinada amasamos la mezcla hasta conseguir una textura sin grumos, suave y no pegajosa.

Paso 3: Dividimos la masa

plastilina casera6

Alargamos la masa y la dividimos en tantos trozos como colores queramos crear, en mi caso 4.

Paso 4: Integramos los colores

Antes de incorporar los colorantes, aplastamos un poco la masa para luego amasar doblando de manera que quede siempre hacía dentro el tinte, así evitaremos (en bastante medida) manchar la superficie y las manos.

Amasamos hasta conseguir color en toda la masa y de manera homogénea. Si queremos darle más intensidad, podemos añadir más tinte y repetir el proceso.

Paso 5: ¡A jugar!

Como podéis ver en alguna de las fotos, Noa (15 meses) que no suele llevarse ya nada a la boca que no sea comida, también cayó en la tentación de probar esa masa tan divertida no fuera que además estuviera rica… jeje de ahí la importancia y tranquilidad que aporta el hecho de que sea casera y  no tóxica (aunque claro está, le pedía que no se la comiera por que tampoco parecía desagradarle ese curioso sabor saladito… O_o)

Para conservarla, podéis meterla en un tupper o envolverla en papel film y dejarla en un lugar fresco y seco. Lista para un próximo uso 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

12 respuestas a «DIY: Plastilina casera (y sus beneficios)»

    1. Hola Samantha! Yo no la he dejado en la nevera, la tengo a temperatura ambiente. Quizás si fuera verano estaría bien meterla en la parte menos fría de la nevera. Respecto a los días que dura, no te se decir exactamente pero gracias a su alto contenido en sal debería conservarse bien durante semanas. Los colorantes puedes encontrarlos en tiendas especializadas en repostería y cocina que es donde yo los compré, pero estoy segura de que en supermercados y grandes superficies también podrás encontrarlos. Ya me contarás 🙂 Feliz día!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *