DIY: Pintura casera

La pintura que hoy traigo es NO tóxica, apta para todos los públicos y además, casera (y barata 😉 ), prácticamente un éxito asegurado para usar con pinceles o directamente con las manos. Y es que pintar suele ser una de las actividades estrella para la mayoría de los peques. No solo eso si no que además, es una actividad apta en muchos casos a partir de los 6 meses, cuando empiezan a tener un mayor control corporal. Este ejercicio favorece en muchos sentidos su desarrollo: el trabajo de la concentración, la coordinación, la motricidad y por supuesto la experiencia sensorial son varios ejemplos de ello.

Noa tiene 17 meses y ha disfrutado mucho de la actividad, totalmente recomendable 🙂 . Lo primero que hemos hecho es forrar la mesa pequeña del comedor completamente con papel, para así tener un espacio de trabajo más amplio y de paso, despreocuparme algo más por la suciedad que parece deparar nuestro futuro inmediato XD

pintura

Impaciente por empezar, se ha puesto cómoda, ha cogido un pincel y ha comenzado su obra de arte 😉  Como puedes ver en una de las fotos, no ha podido resistirse a probar ese espectáculo de colores, de ahí la importancia de que todos sus ingredientes sean comestibles.

Tras un ratito de brochazos y tranquilidad, ha decidido sacar su artista más salvaje XD ha dejado los pinceles a un lado y ha empezado a disfrutar de lo que de verdad le interesa y gusta, tocar texturas y ensuciarse cuanto más, mejor 😛

 

Aquello no estaba mal, pero ella sabía que lo podía mejorar… se ha levantado de la silla, ha rodeado la mesa (que aún quedaba mucho lienzo por cubrir) y lo ha dado todo, literalmente XD Confieso que mi primer impulso ha sido pararla, pero al final… me he dejado llevar, y la verdad que ella lo ha disfrutado a tope 🙂

Prometo que, a pesar de que las fotos parecen propias de un colorido desastre en casa, cuando ya se ha cansado y hemos recogido, ha sido muy fácil y rápido. Lo poco que por suerte había caído al suelo o calado en la mesa, ha sido muy sencillo de limpiar así que si te planteas hacerlo, que no sea la limpieza lo que te pare 😛

Vale, ¿pero exactamente como se hace la pintura? Vas a ver que fácil:

Necesitamos

  • 25 ml de agua
  • 100 gramos de bicarbonato de sodio
  • 120 ml de vinagre
  • 110 gramos de harina de maíz
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Colorantes de repostería
  • Un molde para hacer hielos

Paso 1: Creamos un sirope de azúcar

Hay quién utiliza sirope de maíz, pero como no tenía en casa, he optado por hacer mi propio sirope con azúcar blanco.

He mezclado 25 ml de agua con 4 cucharadas de azúcar. Lo he puesto en una olla a fuego medio-bajo hasta que el azúcar se ha disuelto y se ha quedado una mezcla semilíquida. Una vez listo, lo he reservado hasta su uso.

Paso 2: Mezclamos bicarbonato con vinagre y removemos

Paso 3: Añadimos el sirope y la harina de maíz

Añadimos 2 cucharadas del sirope que hemos preparado al principio y los 110 gramos de maicena. Removemos hasta obtener una masa homogénea y con una densidad media.

Si crees que está demasiado espesa, puedes añadir algo más de vinagre, si por el contrario la ves muy líquida, añade algo más de harina.

Paso 4: Tintamos la pintura

Repartimos la masa en los apartados de la cubitera y aplicamos colorante a cada uno de ellos para crear tantos tonos como queramos. Este paso, además, sirve para trabajar las mezclas de colores con los peques más avanzados 🙂

Ya ves, así de sencillo podemos contar con pintura NO tóxica para que nuestros peques se lo pasen pipa y sin más riesgos que el de acabar directamente en la bañera por tener pintura hasta en las pestañas XD, pero ese riesgo sí merece la pena por ver lo que disfrutan, ¿a que sí?

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

 

8 respuestas a «DIY: Pintura casera»

    1. Hola Xavi,

      En principio no habría problema (puedes ver la lista de alimentos que sí conviene evitar antes del año aqui: http://www.maminatura.com/blog/es/alimentos-a-evitar-durante-el-primer-ano/). No obstante, no he sabido encontrar información sobre lo que cuestionas concretamente, ni a favor ni en contra. En cualquier caso, no es algo que se vayan a comer si no algo que en el caso de que se lo lleven a la boca nada tiene que ver con algunas de las pinturas que se comercializan, por lo que entiendo que, sea como sea, en caso de un contacto puntual (si se diera) no habría mayor problema.

    1. Hola Laura,

      No te sé decir cuanto dura, por que como ves, la peque la usó toda así que no lo he probado. Lo que si me imagino que pasará es que probablemente se pondrá dura pasado el tiempo, por que es tipo acuarela, por lo que puede ser que luego, con un pincel mojado, tenga el mismo efecto que la acuarela y pueda utilizarse igual, pero de momento solo es una intuición. Cuando repitamos actividad, a ver si nos queda para guardarla y probar para completar la experiencia 😉

Responder a Xavi Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *