DIY: Fabricando una torre de aprendizaje

Si has estado informándote acerca de la educación viva y activa es muy probable que hayas leído sobre la famosa «torre de aprendizaje».

Cómo ya sabrás, este tipo de pedagogías tratan de facilitar la máxima independencia a los niños y niñas a la par que fomentan la interacción en cuanto a las tareas diarias. La intervención de los/as pequeños/as en tareas como limpiar o cocinar, entre otras muchas actividades posibles, les proporcionan experiencias sensoriales, practican la motricidad, se entretienen y les acerca al sentido de la responsabilidad. Además las actividades en familia siempre son un placer para los más peques de la casa.

La torre de aprendizaje es, como habrás deducido, simplemente una estructura que permite al niño/a desarrollar actividades a la misma altura que el resto de la familia de manera más independiente y segura.

Existen multitud de opciones en cuanto a la torre se refiere, tanto para fabricarla cómo para comprarla. En nuestro caso, hemos optado probar suerte y fabricarla a partir del famoso banco de IKEA «BEKVÄM».

A continuación podrás ver el paso a paso para construir vuestra propia torre de aprendizaje. Pido disculpas por adelantado por que hay pasos en los que no pude hacer fotos, ya que mientras el papi chulo trabajaba, la inquieta Noa investigaba y trajinaba con todo lo que veía a mano… así que una vez más tuvimos que activar el modo multitarea 😉

¡Que comience el bricolaje!

Necesitaremos:

  • Un banco BEKVÄN
  • 4 listones de forma cuadrada
  • 5 listones de planos
  • 14 tornillos
  • 1 metro
  •  Una caladora
  • Un taladro
  • Un destornillador (mejor si es eléctrico)
  • Un lápiz

Paso 1: Comenzamos a montar el banco

Paso 2: Lo montamos todo excepto la última parte

 

Paso 3: Preparamos los listones cuadrados

Para ello, medimos la altura de nuestra cocina. En nuestro caso son 86 cm, cómo el banco tiene ya 50 cm de alto, tendremos que cortar 4 listones de la diferencia, en nuestro caso 36 cm.

Paso 4: Ponemos los 4 tornillos esquineros

Con el tablero superior del banco del revés, ponemos uno de los listones en una de las esquinas y marcamos el medio de cada lateral.

De ese modo, podremos marcar en el tablero lo que corresponderá con el centro del listón. Haremos lo mismo con las 4 esquinas del tablero.

Una vez marcados los centros, taladramos cada esquina con una broca algo más pequeña que el tornillo que vamos a emplear.

Una vez hechos los agujeros, atornillamos los tornillos, que deben ser suficientemente largos para atravesar el tablero y parte del listón.

Paso 5: Atornillamos los listones de las esquinas

 

Paso 6: Preparamos los listones planos

Mediremos las distancias entre los listones esquineros para cortar los listones planos necesarios. En nuestro caso 2 en la parte frontal y 1 para cada lateral.

Paso 7: Atornillamos los listones planos

Paso 8: Unimos el banco y la nueva estructura

Paso 9: Montamos el listón trasero

Tras medir los cm de distancia, cortamos un último listón plano para la zona trasera de la torre y lo atornillamos en la estructura.

En nuestro caso hemos preferido ponerla algo más baja que el resto, dejando espacio para que la peque suba pero algo inferior para reducir posibilidad de caída.

 ** Si lo creéis necesario podéis lijar las piezas **

Paso 10: Nuestra torre está lista

 

Y la peque dispuesta a sacarle el máximo partido 🙂

IMG_7422 copiaIMG_7421 copia

Espero que éste paso a paso pueda servirte. Si hay algo que no he explicado suficientemente bien y necesitas alguna aclaración, no dudes en comentar 🙂

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

6 respuestas a «DIY: Fabricando una torre de aprendizaje»

    1. Hola Zaira!

      Me alegro de que te guste la idea 🙂 Nosotros lo hemos hecho con 1 año, aunque aún no camina sola si que lo hace de una mano y apoyándose en los sitios por lo que de pie se aguanta muy bien ya. Además como es una experta escaladora no ha tenido ningún problema en aprender a subir solita.. bajar ya es otro tema, jeje.

      Lo básico es que se aguanten de pie de forma estable, luego ya también depende del interés que muestre en las actividades de la cocina, por ejemplo. Cada niñ@ es un mundo, así que si tu crees que está preparad@ y puede gustarle, adelante tenga la edad que tenga 🙂

Responder a Zaira M Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *