BLW friendly: Falafel

Muchas veces, cuando iniciamos la alimentación complementaria mediante BLW, nos encontramos con dudas sobre la introducción de alimentos pequeños que resultan más difíciles de gestionar para nuestros peques. Un buen ejemplo de ello son las legumbres que solemos servir en platos de cuchara: si el niño/a aun no la domina ni sabe hacer la pinza, ofrecérselas puede resultar todo un estropicio además de bastante frustrante para él/ella.

Si a ello le sumamos que las legumbres son una fuente natural de hierro, factor a tener muy en cuenta cuando iniciamos la alimentación complementaria (puedes ver más alimentos ricos en hierro aquí), resulta interesante contar con recursos que faciliten su introducción. El falafel (una receta de origen árabe cuya base son los garbanzos) es un claro ejemplo de comida fácil de preparar para nosotros, fácil de gestionar para los peques y super nutritiva para todos 🙂

Ingredientes (15-20 falafels)

  • 250 gramos de garbanzos
  • 250 ml de agua
  • 1 cucharadita de comino
  • Perejil y cilantro fresco
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta cayena (opcional)
  • 1 cucharadita de levadura o bicarbonato de sodio
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • 1 cucharadita de sal (Evitarla para los menores de un año y moderarla para el resto)

Paso 1: Preparar los garbanzos

Hay que poner a remojo los garbanzos la noche anterior. Una vez vayamos a utilizarlos, es preciso escurrirlos bien.

Paso 2: Troceamos la cebolla

Paso 3: Picamos el ajo

Paso 4: Troceamos el perejil y cilantro

En mi caso, no tenía cilantro así que solo le puse perejil, si tenéis la opción de poner ambos, mejor 🙂

Paso 5: Trituramos

En una licuadora (o en un recipiente apto para la batidora tradicional) introducimos los anteriores ingredientes junto a los 250 ml de agua y lo trituramos hasta obtener una masa homogénea.

Paso 6: Especiamos

Echamos todas las especias y la levadura a la masa. Removemos para integrar completamente.

Recuerda que si tu peque tiene menos de un año es conveniente evitar la sal, por lo que podrías añadirla en último lugar y así apartar una parte de la masa para hacer sus falafel antes de echarla.

Paso 7: Añadimos pan rallado

Añadimos pan rallado a la masa y removemos. Seguimos añadiendo pan hasta obtener una masa consistente que nos permita trabajarla de manera sencilla para después formar los falafel.

Una vez conseguida la masa, dejamos reposar un mínimo de 30 minutos.

Paso 8: Formamos los falafels

Los falafel pueden tener forma de albondiga o de mini-hamburguesa. Nosotros hemos preferido hacerlo de esta última forma por que nos parece que a Noa le es más fácil de gestionar.

Paso 9: Freímos los falafel

Es importante que el aceite esté bien caliente, por lo que el fuego debe estar a una intensidad alta.

Conforme vayan estando doraditos los sacamos, es buena idea ir dejándolos sobre un papel de cocina para que éste absorba el exceso de aceite.

** Se pueden hacer también al horno, no quedarían tan jugosos pero sigue siendo una buena opción si preferís evitar las frituras **

Paso 10: Servimos

falafel

¿Te apetece? Si te animas a hacer esta receta, te invito a que me mandes los resultados, versiones y experiencia de los peques con este plato.

Recuerda que, coma cuanto coma tu peque hoy (mucho, poco o nada), la hora de la comida debe ser un momento agradable en familia, confía en su autoregulación y disfruta de esta etapa de exploración y aprendizaje que le aporta mucho más que nutrición 🙂 

¡Si te ha gustado, compártelo! 

Y si no quieres perderte nada, síguenos en Instagram y Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *